Tienda España  |  Tienda México
 Ediciones
Login

         
2017-01-18
«Gamoneda: Es una casualidad que no entiendo, la de estar dentro de mí». Reseña del libro La prisión transparente de Antonio Gamoneda en El Comercio.
2016-12-12

Natalia Carbajosa: «Poesía en movimiento: Elizabeth Bishop» en Jot Down.

2016-11-30

Diego Doncel: «Estar aquí y en otra parte». Reseña de Transpoética de Leo Zelada en ABC Cultural.

2016-11-30

Hora América en Radio 5 - 'Transpoética', de Leo Zelada.

2016-11-28

Daniel Gigena: «María Negroni. "La literatura busca mejorar la calidad de las preguntas"». Entrevista a la autora en La Nación.

2016-10-25

Santos Domínguez: «Weldon Kees. Para mi hija». Reseña del libro El club del crimen en Encuentros de lecturas.

2016-10-24
Francisco Javier Irazoki «Albertine» . Reseña de Albertine de Anne Carson en El Cultural.
2016-06-21
Entrevista a Leo Zelada en Babab por Chema Rubio Velasco 
2016-04-07
Nota en NVI noticias de la presentación de Cuanto más te debo de Michael Sledge en Oaxaca.
2016-03-30
Nota en El proceso de la presentación de Cuanto más te debo de Michael Sledge en Oaxaca.

     

POÉTICA DE LA INDIGENCIA

 


Nos hemos hecho pobres. La más intensa potencia de los soportes materiales, sobre la que se asienta la expansividad tecnológica de nuestra cultura, deja al hombre contemporáneo en una situación de indigencia, de pobreza, justamente en aquello que constituye el nervio central de las culturas humanas. El arraigo, la solidez de los sentidos de la vida.
 
José Jiménez
 
 
Hay libros que, sólo con hojearlos, ya despliegan ante uno preguntas de difícil  respuesta. Libros que avizoran la extrañeza del momento que habitamos, libros que te colocan como lector en una posición incómoda, difícil, extraviada. Hay libros que no hacen ruido, que llegan a las librerías como si fueran animales acuáticos, emboscados, pero que con el correr de los meses van poblando carnalmente la memoria de quienes se acercan a ellos. Son textos escurridizos, oblicuos, difíciles, casi siempre perturbadores, que cuesta al inicio entrar en ellos porque les atraviesa una suerte de primera piel infranqueable. Luego sucede que no se te van de la cabeza, como si su eco acabara por apropiarse de tu conciencia. Dejan un vacío, una suerte de mancha vertical de ideas, que regresa una y a otra vez como interrogación, desestabilizando tus propias premisas. Se vuelven algo así como una “ruptura categorial”, una dislocación epistémica.
 
Dice Laura Giordani que Antonio Méndez Rubio, con este Por nada del mundo, “nos está invitando a desasirnos de rituales literarios o en todo caso, señalándonos la ausencia de suelo y la imposibilidad de seguir aferrados a las tablas de una retórica que busca anclar en el poema su plenitud, su simulacro de vida.” A juzgar por su lectura, el poeta que está detrás o delante (o no está) de estos poemas es alguien “quien habla fallándole la voz”. Giordani perfila como ejes interpretativos posibles la “palabra en la indigencia”, la llevanza de la “precariedad al lugar del poema”, la desubicación del lenguaje volviéndolo “a construir en otro lugar”, y la “rebelión contra la razón logocéntrica”. Estos ejes acaban sintetizados en una propuesta poético-política que, en el caso de Méndez Rubio, se refleja no sólo en este libro sino también en toda su trayectoria poética, crítica y ensayística (recordemos sus inicios en el colectivo Alicia Bajo Cero, o en sus más recientes trabajos sobre poética y crisis, o sobre eso que él denomina “fascismo de baja intensidad”). Dicha propuesta poético-política implica recoger el guante dejado por las vanguardias históricas (según Giordani), a partir de las cuales “es político hacer lugar en el poema a los otros, (paratextos) para que puedan ingresar a un discurso hecho comunidad, así como el lugar (iluminado, subalterno, descentrado) en el que se sitúa el enunciador. Como es un gesto resistente la demolición de la retórica que sostiene este mundo irrespirable.” Aquí radica una de las preguntas clave: ¿cómo producir un “discurso hecho comunidad” con los materiales inestables, fragmentarios e indigentes del lenguaje contemporáneo?

En términos generales estoy de acuerdo con estos lineamientos, de modo que mi lectura pretende tan sólo establecer un diálogo con el propio libro y con esta primera aproximación interpretativa.  

 


 
La poesía como tensión.
 
Mi primera intuición es que en este libro Méndez Rubio apuesta por aquello que ya nos recordó Giorgio Agamben, que “la poesía vive sólo en la tensión y diferencia (y por lo tanto también en la interferencia virtual) entre el sonido y el sentido, entre la esfera semiótica y la esfera semántica.” La poesía sería algo así como un “cisma de sonido y sentido”, de tal modo que el “discurso hecho comunidad” se enfrenta a un primer desafío de carácter ontológico. Toda comunidad es intrínsecamente diversa y plural, sin embargo debe apelar y producir socialmente sodalidades, regularidades e identidades colectivas (preferiblemente no excluyentes) si quiere operar como tal y generar una cierta adscripción común. Ahora bien, estas sodalidades suelen necesitar (en tanto comunidades de habla) de un cierto lenguaje compartido, un lenguaje que integre la mismidad y la otredad, haciéndose co-presente en el corazón de resto de lenguajes que componen ese orden comunitario. Es entonces cuando aflora la contradicción. Si la poesía es (en el sentido de Agamben) un “cisma”, una desacople entre la esfera semiótica y semántica, ¿cómo articular ese cisma con “la palabra de la tribu”?. Uno de los grandes retos para cualquier poeta consciente de lo que implica la escritura poética y la propia “institución poética”, es habitar esa tensión de lo poético sin renunciar al diálogo con la comunidad. O mejor dicho, colocar en el centro mismo de las problemáticas del lenguaje y la comunidad, la tensión de lo poético, como posibilidad de ensanchamiento cultural del decir.
 
En mi opinión, justo aquí es donde Antonio Méndez Rubio despliega su indagación literaria. Por nada del mundo se vuelve una búsqueda del decir, o lo que es lo mismo, una búsqueda de nombrar el mundo y los sujetos, a partir de una conciencia plena en torno a la propia precariedad del lenguaje, mediante una compleja andadura poemática la cual evidencia las tensiones inmanentes de lo semántico y lo semiótico. Esto produce eso que Giordani denomina la “indigencia” de lo poético, y que se transforma en la trabazón que reordena las diferentes partes del poemario. Ahora bien, ¿cómo se hace esto?, ¿cómo Méndez Rubio trata de maridar la tensión de lo poético y la heterogeneidad de la comunidad? Pues a mi torpe entender, mediante un doble movimiento tropológico: por un lado, asumiendo la “aporía” de la metáfora (y por extensión d el lenguaje poético), la oposición entre “lo propio” y “lo no-propio” que se da en toda escritura, y por otro, apostando por ese “pensamiento nómada” deleuziano que es, a la vez, una teoría del sujeto, del ser y de la sociedad. Veámoslo de un modo casi telegráfico.

 

La metáfora (y lo poético) como territorio de disputa
 
Según Jacques Derrida en el lenguaje filosófico la “metáfora” (que ha sido uno de sus instrumentos fundamentales) vive inmersa en un proceso de doble destrucción, o autocrítica, como resultado de su propia generalización. Toda metáfora supone la existencia de una aporía (paradoja irresoluble), una traducción y dialéctica entre “lo propio” y “lo no-propio”, de ahí la necesidad de traslado o desplazamiento de significado entre dos términos distintos. La primera de esas destrucciones “permitiría la legibilidad de lo propio o del origen”, y “opondría resistencia a la diseminación de lo metafórico”. Es decir, la propia generalización metafórica acaba por difuminar el sentido originario de lo propio, borrando las huellas que lo conectarían con el término al que ha sido desplazado en su función metafórica. Por eso hayamos en ciertas escrituras una resistencia a seguir expandiendo lo metafórico, máxime cuando ha sido fagocitado y normalizado por la economía política capitalista del lenguaje. La segunda destrucción viene dada porque “al desplegarse sin límites lo metafórico”, al “quitarle sus lindes de propiedad” a los términos en relación, hace saltar por los aires “la oposición tranquilizadora de lo metafórico y lo propio”, o sea, quedan completamente arruinados los límites entre los términos, haciéndose cada vez más inestables eso que José Jiménez llamaba en la cita que abre este texto los “sentidos de la vida”.  
 
En mi opinión, estas destrucciones de lo metafórico, o por decirlo de un modo más convencional, estos desasimientos y disputas que atraviesan lo metafórico (que es tanto como decir “lo poético”), tienen una enorme importancia en este libro. Los poemas de Por nada del mundo nos muestran situaciones, imágenes, voces enunciadoras, que parecen vislumbrar, escuchar a medias, proyectar y trasladar experiencias en mitad de la noche, sin terminar nunca de estabilizar sentidos. Las fronteras entre lo propio y lo no-propio, entre el sujeto y la comunidad, entre lo semántico y lo semiótico, parecen diluirse, parecen desdibujarse por completo, no siendo tampoco capaces como lectores de estabilizar (desde nuestro papel) un modo de ser y estar frente al mundo. Al contrario, cuanto más leemos estos poemas, por herméticos que puedan algunos parecernos, más nos damos cuenta se hace tangible que nuestros cuerpos y mentes esa idea de “différance” que Derrida reclamaba: la negación de un ser unitario y permanente cuyo espacio de vida se da en el retraso, en un presente que nunca coincide consigo mismo. De la lectura de Méndez Rubio queda ese poso de pérdida de unidad y permanencia. Veamos algunos ejemplos en estos dos poemas:
 

Las frases sin
nada dentro, dilas
sin embargo:
Las letras, velas
olvidarse de ti,
cómo cada una de ellas
espera contigo no
ser borrada. Se
reúnen
por si acaso.
 
 
Crujir de leña.
Ni la noche nos protege
de qué mundo… Aún por Spessart y
de verdad no se sabe cuánto
dura el tiempo de probar
a vivir, de decir: lo que eso significa.
Cualquier conversación es un secreto
contra nuestra voluntad. La impresión
es que aprender se limita a cómo
movemos los labios, las manos,
sin que se nos oiga hablar
dentro de un árbol hueco.
 


Un pensamiento nómada
 
Por nada del mundo constituye un paso más dentro de una trayectoria coherente y rigurosa. Si algo ha sido capaz de realizar Méndez Rubio es el hecho de armar una estrategia de escritura pluralista, comprometida con su tiempo, resistencia en su función crítica, cabal y diversa en cuanto a los planteamientos filosóficos y estilísticos que la alimentan, cuestionadora tanto de las hegemonías y normatividades de la lengua procedan de procedan. Sus libros tejen una arquitectura, como decía, en donde opera eso que Deleuze llamaba “un pensamiento nómada”  (una teoría del sujeto, del ser y de la sociedad). El sujeto de Méndez Rubio es siempre diferente, inacabado, abierto a la alteridad, atravesado por las fracturas del ser y del conocer. Un ser político que asume el lenguaje como primera responsabilidad para la disidencia. De ahí que sus textos buceen casi siempre en los límites mismos de ese lenguaje. No estamos ante un autor seguro de su herramienta. Es más, la herramienta (que parece escaparse entre las manos de manera permanente) no le pertenece, en la medida que la posesión del lenguaje implica siempre un acto intersubjetivo. Es por ello que la poética de este escritor se encuentra (a mi juicio) en las antípodas de las “poéticas del yo”, no tanto porque el territorio de la intimidad y la enunciación existencial no le interese, sino porque es sabedor que todo sujeto se ventila en esa fisura foucaultiana entre la sujeción y la subjetivización. El pensamiento nómada de Méndez Rubio instala la problemática del lenguaje en esa fisura, y no sólo el lenguaje, también la propia articulación de lo social. Somos agentes producto de condiciones históricas materiales, pero también somos actores con capacidad  de agencia social. Y todo ello transpira en sus poemas.
 
Habrá quien al leer el índice de este libro se quede un tanto perplejo. Parasomnias, La despedida, Simplicius simplicissimus, Preparando el presente, Sublime transacción… No se asusten, cada una de esas estaciones opera como una escalera de caracol. Uno parece no avanzar en su caminar circular, sin embargo a cada paso se encuentra en una posición más alta, desde la que contempla la realidad. Eso mismo parece suceder con estos poemas. Les hago una propuesta. Olvídense de todo lo que he escrito. Olvídense de cualquier referencia filosófica. Simplemente tomen al azar una página, zambúllanse en el contenido de sus versos. Déjense apresar por lo inexplicable de sus palabras. Por esa sintaxis aparentemente diáfana que, en lo hondo, se retuerce y queda siempre abierta. Saboreen las imágenes, el fraseo, las contradicciones, los encabalgamientos que se comportan casi como disyuntura. Liberen su pensamiento de cosas dichas o escuchadas antes. Oigan, léanlo en voz alta. Si al final de esa lectura lo que les queda en la boca y en los ojos es una especie de arrastre hacia las propias fracturas de uno mismo, entonces habrán alcanzado la potencia toda de este libro. Nada más. Y nada menos.
 

Rapto
 
La mano que no
llega hasta la mano que más
quiere alcanzar
se abre contra el aire
en ofrenda.
 
 
25
 
A la calle,
por fin, se dice,
como si no durara el
duelo de ti.
Se confirma:
no es ahora. No
 
ves
 
la luz a salvo
del daño en la sien.
¿Qué sueño? Velas
la violencia tan sola
de toda
claridad.
         
     
Vaso Roto S.L.U.
España
c/ Alcalá 85, 7º izda.
Madrid 28009

 
Vaso Roto en Facebook (España)
Vaso Roto en Facebook (México)
Vaso Roto en Twitter
 
Vaso Roto blog
Pin Vaso Roto
 
  Vaso Roto Ediciones
México
Humberto Lobo 512 L. 301 | Esquina Río Volga
Col. Del Valle
66220 San Pedro Garza García, N.L.
Vaso Roto Ediciones