Tienda España  |  Tienda México
 Ediciones
Login

         
2017-01-18
«Gamoneda: Es una casualidad que no entiendo, la de estar dentro de mí». Reseña del libro La prisión transparente de Antonio Gamoneda en El Comercio.
2016-12-12

Natalia Carbajosa: «Poesía en movimiento: Elizabeth Bishop» en Jot Down.

2016-11-30

Diego Doncel: «Estar aquí y en otra parte». Reseña de Transpoética de Leo Zelada en ABC Cultural.

2016-11-30

Hora América en Radio 5 - 'Transpoética', de Leo Zelada.

2016-11-28

Daniel Gigena: «María Negroni. "La literatura busca mejorar la calidad de las preguntas"». Entrevista a la autora en La Nación.

2016-10-25

Santos Domínguez: «Weldon Kees. Para mi hija». Reseña del libro El club del crimen en Encuentros de lecturas.

2016-10-24
Francisco Javier Irazoki «Albertine» . Reseña de Albertine de Anne Carson en El Cultural.
2016-06-21
Entrevista a Leo Zelada en Babab por Chema Rubio Velasco 
2016-04-07
Nota en NVI noticias de la presentación de Cuanto más te debo de Michael Sledge en Oaxaca.
2016-03-30
Nota en El proceso de la presentación de Cuanto más te debo de Michael Sledge en Oaxaca.

     


Leo con pasión las Máximas y malos pensamientos (2014), de Santiago Rusiñol, que ha traducido, anotado y prologado Francisco Fuster para Vaso Roto Ediciones. Digo que leo con pasión porque a pesar de ser un volumen publicado en 1927 conserva mucha actualidad. 

Las 'máximas' suenan a dichos pomposos de gran antigüedad, reglas de urbanidad y buen comportamiento concebidas por moralistas estrictos. En cambio, 'malos pensamientos' suena deliciosamente pecaminoso. 

"¿Hijo, has tenido malos pensamientos?" Esas cosas podía preguntarlas un cura en el acto de la confesión. Entonces, cada uno de los feligreses podía contestar dándose golpes de pecho. "Sí, padre, lo admito. He tenido malos pensamientos e incluso ha habido tocamientos". 

Observemos la coincidencia sonora, incluso la rima forzada que podríamos provocar. Pensamiento y tocamiento. Si piensas, lo haces con el cuerpo mortal que Dios te ha concedido (llámale Dios, llámale...). Si realizas tocamientos, entonces comienzas con ese cuerpo mortal: la caridad bien entendida empieza por uno mismo. Esa idea de pecado, de falta cometida contra Dios, es extraordinaria: aquello con lo que cuentas, este organismo pronto achacoso, es motivo de tocamientos a causa de malos pensamientos. 

Sé que Santiago Rusiñol no habría suscrito esta loca presentación que hago de su obra. Pero sé que Francisco Fuster me la perdonará. No sé si él tiene malos pensamientos. Me refiero a Fuster. Yo, por mi parte, no dejo de pervertirme. Traduce Fuster el subtítulo: "Piensa mal y no errarás", una versión muy próxima al catalán. Yo habría dejado, quizá, el dicho tradicional. Piensa mal y acertarás.

Algunos, Fuster incluido, llevamos años pensando mal. ¿En qué sentido? No en la suspicacia ante el comportamiento ajeno; no en la sospecha roñosa. Pensar mal es abrir la mente, es romper el sentido común imperante. Pensar mal es quebrar el orden establecido y las ideas inevitables, forzadas. No se si acertaremos. Yo, desde luego, no impido con ello morirme. Quiero decir: si pensar bien me evitara el Infierno, a lo mejor me esforzaba. Pero no es así. El propio Rusiñol lo dice con crudeza en alguno de sus aforismos más deslenguados. 

Sin duda, hay aspectos de Santiago Rusiñol que hoy nos escandalizan: incompatibles con un pensamiento políticamente correcto o con la moralidad rigurosa de nuestros días. No está mal que eso suceda así. Los autores no permanecen incólumes y sus obras sufren inevitables deterioros o trastocamientos. Pero lo que queda, sin duda, es un estilo, una forma de compendiar y de sintetizar, una manera de abrevar en las fuentes de la experiencia y de abreviar el pensamiento resultante. Épater le bourgeois.

El autor vuelca lucidez y acidez, misantropía y misoginia, una misoginia tontorrona y hoy delictiva. Tiene malos pensamientos, como reza el título. Sin duda, el prologuista y traductor, Francisco Fuster, ha hecho bien en no maquillar los aspectos más antipáticos de Rusiñol. También Friedrich Nietzsche fue un consumado misógino. Qué le vamos a hacer: las buenas ideas e incluso los malos pensamientos no impiden el tópico, la idea recibida, las palabras mal dichas y peor concebidas. 

El aforismo es un género creciente. No es una paradoja lo que escribo: tampoco es un aforismo involuntario. Es, por contra, una realidad constatable. Leo a Ramón Eder y ya echo en falta mi suministro, sus libros, que tanto alimento espiritual me proporcionan. Lo descubrí gracias a Francisco Fuster. Leo a Rodrigo Cortés, el cineasta, autor de A las 3 que son las 2, que me regaló Almudena Amador (de la Librería Ramon Llull), y me maravillan los malos pensamientos de este joven ingenioso y genial en los tiempos del Twittter.
 
Los malos tiempos, las premuras, los desconciertos, las ruinas del pensamiento y de los sistemas, de las certidumbres y de las expectativas, nos llevan a catar bocados. No nos comprometemos con un empacho, sino que preferimos degustar un poquito de lucidez. O mala uva.

Ah, qué gusto.


JUSTO SERNA
         
     
Vaso Roto S.L.U.
España
c/ Alcalá 85, 7º izda.
Madrid 28009

 
Vaso Roto en Facebook (España)
Vaso Roto en Facebook (México)
Vaso Roto en Twitter
 
Vaso Roto blog
Pin Vaso Roto
 
  Vaso Roto Ediciones
México
Humberto Lobo 512 L. 301 | Esquina Río Volga
Col. Del Valle
66220 San Pedro Garza García, N.L.
Vaso Roto Ediciones